Saltar al contenido

La Junta recorta el cheque-libro de las familias para los próximos cuatro años

a-captivating-illustration-portraying-six-diverse--i-oxkjRvQ5mLaAIVN5BOgw-hb-KegTmSvG3otqstKtqDA

Desde hace tiempo, la administración educativa viene imponiendo a los centros públicos la obligación de prescindir de libros de texto en todas las optativas. Sin embargo, este año la situación ha llegado a un punto crítico: la falta de presupuesto no solo afecta a las asignaturas optativas, sino que ahora también obliga a prescindir de al menos dos libros de otras materias fundamentales.

Esta medida representa un duro golpe para las familias, que ya enfrentan múltiples desafíos económicos y también para los centros escolares que tendrían que hacer frente a esa diferencia de gasto con su exiguo presupuesto , con el que apenas cubren gastos de funcionamiento.
Los centros educativos no pueden ni deben afrontar la falta de inversión en el programa de gratuidad a cuenta de recortes y renuncias en gastos esenciales del día a día

El cheque-libro ha sido un recurso vital para garantizar que todos los estudiantes tengan acceso a los materiales necesarios para su educación. El recorte anunciado por la Junta para los próximos cuatro años pone en peligro la igualdad de oportunidades y la calidad educativa de nuestro alumnado.

Hacemos un llamado urgente a las autoridades para que reconsideren esta decisión y prioricen la educación, invirtiendo en los recursos necesarios para el desarrollo integral de nuestros estudiantes. La educación no puede ser un lujo; es un derecho fundamental que debemos proteger.